SOCHI, Rusia. Lewis Hamilton se acercó ayer a su quinto título de Fórmula Uno al ganar el Gran Premio de Rusia después que su compañero de la escudería Mercedes, Valtteri Bottas, se apartó para dejarlo pasar a la mitad de la carrera.

Hamilton supera ahora a Sebastian Vettel, de Ferrari, por 50 puntos en el campeonato de pilotos faltando cinco carreras. Ambos buscan su quinto título.

Cuando Vettel presionó a Hamilton en la vuelta 25, el equipo indicó a Bottas por la radio que dejara pasar a su compañero y el finlandés, que no ha ganado una carrera en esta temporada, obedeció.

“Fue en realidad un día bastante complicado porque Valtteri hizo una fantástica labor todo el fin de semana, y fue todo un caballero al dejarme pasar”, declaró el británico. Bottas, que ha rechazado ser catalogado el copiloto de Hamilton, dijo que fue “un día realmente difícil” y agregó que “obviamente fue un gran resultado para el equipo”.